Alabanza a D10S

Alabanza a D10S

Una inspirada y mágica noche de Fiorito,
Dios decidió visitar tu humilde casa,
y al pasar por tu cuna de madera despintada,
alcanzó a acariciar con brisa divina tu pequeño pie zurdo,
ese que las sábanas no llegaban del todo a cubrir.
Desde aquel momento fuiste bautizado como genio,
y a partir de allí tu destino fue una pelota pegada a tus pies,
para lograr tener el mundo en tus manos.
Gambeteando descaradamente a poderosos y avergonzados rivales,

Diego,
símbolo y orgullo de una nación oprimida,
llevaste de la mano a un pueblo lastimado hasta el éxtasis de euforia.
Divino campeón que escapó de un cuento de magos.
Artista que deslumbro al universo.
Encantaste como nadie a tu patria futbolera.
Soberbio ganador y a la vez genio incomprendido.
Por siempre Diego,
digan lo que digan,
el orgullo de todos.
He visto a Maradona,
juega al fútbol como Dios y tan solo es un hombre.
Con sus piernas podría gambetear al mundo entero si solo se lo propusiera.
Bailamos el mejor tango con tus pies,
Diego.
Tu gloria fue nuestra alegría y tus lágrimas nuestro llanto.
Inigualable,
único y distinto.
Rebelde con causa.
Poeta moderno de zurda atrevida.
Pequeño gigante con corazón valiente.
Diego,
el diez,
simplemente el más grande.
Oh mamma,
mamma,
mamma,
ho visto Maradona.