Diego Maradona

GRACIAS

En el mundo de hoy, lleno de maldad, impunidad, dolor, tristezas, llanto y demás, se podría pensar que no tenemos motivos por los cuales dar Gracias, pero existen algunos por lo que vale la pena vivir por ejemplo:

Por don Diego y doña Tota que dieron vida a la esperanza y a la ilusión de su patria.

Aquella ocasión cuando aquel pibe en el entretiempo de ese inolvidable Argentinos Jrs. VS Boca Jrs. entro e hizo maravillas con la de cuero, llenando de un sentimiento extraño y apoderándose de aquellas dos hinchadas.

Por aquel Argentinos Jrs. 0 – Talleres de Córdoba 1, del 76 donde se empezaba a escribir la historia.

Por un flaco que unía por vez primera a un pibe con su destino, con su sueño aunque ese flaquito tuviese que ser el que lo despertara.

Por Tokio que dejo ver, que había nacido un monstruo.

Por aquellos 4 puntapiés que se pego aquel pibe en su corazón, en contra de su amor.

Por aquel 10 de abril del 81, cuando ya con su amada (azul y oro) se confirmaba el más grande amor que haya existido jamás, entre miles de gente con una sola persona.

Por aquel toro español que le enseño que habría gente que lo quería destruir, pero como el fénix resurgiría de sus cenizas una y otra vez y cada vez más fuerte.

Por Wembley donde enseño a quienes crearon el juego quien era el mejor, aunque no con mucha suerte, y saber que la hermosa vida da revancha.

Por unos sureños italianos que le entregaron el titulo de arquitecto para que empezara a edificar la historia más grande que jamás hubieran podido soñar.

Por México el lugar donde cobro revancha y se elevo a alturas insospechadas hasta tocar el cielo con las manos y se consagrara como el mejor de todos los tiempos.

Por Italia y por Codesal que nos enseñaron que el campeón, el mejor, no necesariamente debe quedarse con la copa, por que ese titulo ya era suyo antes de empezar .

A la cocaína por ser su adicción y a el por ser la nuestra.

A FIFA por hacernos ver cuanto lo queremos y cuanto significa para nosotros y que nunca, pero nunca lo dejaremos caer, hasta la muerte con el.

A la 12 que lo recibió una vez más con los brazos y el corazón abierto y su amor incondicional sin pedirle nada recibieron lo mismo de el. El verdadero amor.

Gracias por el 30 de Octubre de 1997, cuando supimos que jamás se iría, que es inmortal, que sin importar cuantos surjan y pisen las canchas que el piso, nadie podrá arrancar su comba de nuestros corazones, ni esos momentos de magia de nuestras memorias.

En resumen le agradezco a Dios permitirme ver como acariciaba y dormía al astro rey en su cabeza, siendo el dueño de su destino y de toda una nación.

GRACIAS DIOS POR TRAERLO

GRACIAS FUTBOL POR ELEGIRLO ENTRE TODOS LOS DEPORTES

GRACIAS LINDA PELOTA POR HABERLO AMADO TANTO Y DEJARTE AMAR ASI

GRACIAS QUERIDO

DIEGO ARMANDO MARADONA

Raúl García Araiza