Carta a mi D10S


Vos sos el santo de mi devoción, ya te lo dije mil veces; a mucha gente le caíste para el culo porque dicen que sos un fanfarrón y un boca sucia. Yo digo q si a esa gente le gustaría el fútbol sería otra cosa, que vos adentro de la cancha eras algo que no tenía nombre, una cosa de otro mundo, que en tus mejores épocas eras capaz de enloquecer las leyes de la física y bla bla bla.
Afuera, en la puerta de la clínica donde respirabas por un tubito, estaba lleno de periodistas extranjeros sacándole fotos a un mundo de gente que prendía velas y que se pasaba la madrugada recitando el rosario. A veces me da un poco de vergüenza que el resto del mundo crea que somos tan básicos, tan cabezones. Pero después me dan ganas de explicarle al mundo que nadie reza por el boca sucia, ni tampoco por el fanfarrón. Me dan ganas de explicarle al mundo qué país es éste, qué pocas alegrías hemos tenido en los últimos veinte años, y que de esas pocas, casi todas vinieron con tu firma.
Con lo que nos cuesta ponernos de acuerdo en algo. Con lo que nos cuesta reírnos o llorar o gritar por lo mismo. Con lo que nos cuesta cantar "Argentina, Argentina" y al mismo tiempo sentir que el pecho se infla. Y hacer fuerza por lo mismo, y querer ser mejores, y patalear de rabia. El día de la efedrina yo tenia 7 años y en mi casa me contaron que por primera vez en la vida vieron a todo el mundo llorando. La gente iba en silencio por la calle, arrastrando los pies, y se le caía los mocos. Todo el país desinflado y mudo.
Yo que nunca te vio levantar una copa del mundo, pero tengo la pieza llena de pósteres tuyos y hablo de vos como si te hubiera vivido. Si hasta los tanos te perdonaron que mandaras a la puta que los parió a toda Italia en directo. Si incluso hasta mi hermano, que odia el fútbol, sabe que vos sos mucho más que eso, y te defiende... ¿Cómo no iba a rezar para que te pongas bien?
Dentro de muchos años, los hijos de los hijos de mis hijos van a vivir en un país mucho mejor que el que tenemos ahora. Estoy seguro. Y nadie se va a acordar que eras un fanfarrón y un boca sucia. En los libros de lectura se va a decir de vos solamente lo importante, que acá una vez nació un negrito que jugaba a la pelota mejor que nadie, y que era capaz de levantar a un pueblo triste y volverlo loco de alegría, de hacerlo feliz incluso en las épocas más negras. Para que no se muera ése D10S, recé.
Para que te cures, para que puedas descansar de todo el esfuerzo de haber sido único y te quede tiempo para ser un tipo común. Para que puedas ver a tus nietos, abrazarlos, y contarles quién fuiste. Debe ser muy lindo llegar a viejo, mirar a un nieto a los ojos y decirle, con el corazón despierto: "¿Sabés quién era yo? Yo era Diego Maradona". Y estar vivo para contarlo.
No hay palabras para agradecerte lo que vos hiciste por este país, porque vos dejaste la vida en cada partido, porque nadie sabe más que vos lo que es representar a un país, a nuestro país, vos que hiciste que una parte de Italia (Nápoles) se pusiera la camiseta Argentina en un mundial, a vos que te admiraban hasta los de la contra, vos que fuiste, sos y serás “ El Diego”, te pido perdón en nombre del pueblo Argentino por haberte dado tan poco y te doy la gracias con el corazón en la mano por habernos dado tantas alegrías.
Simplemente un pequeño homenaje al mejor jugador de la historia del deporte mas lindo del mundo, el FUTBOL.
Gracias D10S por ser argentino y bostero. D10S EXISTE……Chep0….!!!

 


Emilio Astete