El día que vi a Dios

EL DIA QUE VI A DIOS

Esa tarde quedara guardada en mi alma para siempre
Minuto a minuto recuerdo tu sonrisa hacia la gente
Hasta el cielo se alegro al verte y su sol hizo brillar
Fue un sábado 10 de noviembre cuando al fin yo pude conocerte
Espere mucho tiempo para hacerlo, mas del que vos te imaginas
Pero a las 16:15 de ese día mi sueño se hizo realidad
En cuanto mis ojos pudieron verte, lograron comprender al instante que
habían visto no a una persona como todas;
Ellos vieron a Dios;
A ese Dios que tantas veces observé  por televisión y veía imposible el día
que yo te viera tocando una pelota en una cancha.
Todos te acompañamos en el llanto esa tarde;
En mi caso fue una forma de agradecerte lo que hiciste por mí,
Las veces que pudiste arrancarme una sonrisa con tan solo mirarte en una
hoja de papel.
Yo nunca podré verte Diego, como a un ex jugador,
Porque la pelota lleva marcado tu nombre en su piel,
Porque te amo tanto que yo sé que nunca quisieras que te digan el ex mejor
jugador del mundo;
Eso nunca  pasara y yo hoy te lo prometo
Porque la gente no olvida lo que vos pudiste dar, lo sincero que pudiste ser
con todos nosotros,
Como olvidar esas palabras mágicas que dijiste ese día:
"yo me equivoqué y pagué pero la pelota no se mancha"
eso va a quedar guardado en cada uno de nuestros corazones por siempre
porque vos, a tu manera, nos quisiste decir perdón
y nosotros respondimos con una aplauso eterno que siempre escucharás
Yo me despido, Diego, diciéndote gracias por hacerme pasar el mejor día de
mi vida y que el pueblo argentino,
ese que vos siempre necesitas, hoy llora tu despedida
Pero la que más lamenta todo esto es tu amante, es tu querida pelota
Que tanto extrañara tu inigualable magia junto a ella.
Y es por todo esto que yo hoy aseguro que Dios existe.
                                                      

LOLI.   BS.AS ARGENTINA 13/11/01
e-mail: loby_87@hotmail.com