Lo que Diego significa para Nápoles

LO QUE DIEGO SIGNIFICA PARA NÁPOLES

Lo que Diego significa para Nápoles es algo dificil de explicar: él fue el símbolo de los años '80 y si ustedes nunca han ido a Nápoles desde el 1984 hasta al 1991 no pueden imaginar lo que Diego fue para todos los napolitanos.
Desde su llegada a Nápoles, en 1984, toda la ciudad empezó a quererlo como un hijo, pero como héroe también: él fue el hombre que dio reputación mundial a Nápoles y a su equipo de fútbol. El equipo, fundado en el año 1926, nunca había ganado una liga italiana: 60 años eran demasiados y se necesitaba a alguien que pudiera llevar el Napoli hacia la cumbre del fútbol. Este hombre era Diego Armando Maradona. Su importancia, no sólo futbolística, sino social también, fue simplemente grandiosa: nunca un equipo del sur había ganado un Scudetto y el Napoli fue el primero que les ganó a los ricos equipos del norte como la Juventus, el Milan, el Inter y otros más.
Sin ninguna duda los años desde 1984 hasta 1991 serán irrepetibles, en cualquier lugar de Nápoles había algo sobre Diego. El mismo día que llegó desde Barcelona, en ese caluroso verano de 1984, ya aparecieron banderas de Diego en todas las calles de la ciudad, fotos del gran campeón, músicas y canciones especialmente dedicadas a él, cualquier cosa puedas imaginar y aún más. Aquí en Nápoles todos se volvieron locos con su llegada... había muchísima gente vestida como Diego y con su camiseta número 10, era todo una Maradona-mania. Si ustedes estuvieron en Nápoles cuando el equipo ganó el primero y el segundo Scudetto, entonces podrán entender que algunas cosas son difíciles de explicar con las palabras.

Claro que Diego tiene también una gran importancia social. Se convirtió en el ídolo de la gente, un sentimiento para el pueblo. Mucha gente que vivía en condiciones de pobreza encontró una vía de esperanza en Diego, porque él tiene muchas cosas en común con ellos, es decir el origen pobre. Algunos han visto en él el libertador, algunos más vivían por él. Ustedes probablemente conocen los napolitanos: somos famosos por nuestra espontaneidad, por el nuestro divertido ser y de ver la vida; entonces podrán entender como la gente se volvió loca con Diego. Yo creo que si algun arqueólogo encontrará, en el año 3000 después de Cristo, algunos objetos de Maradona pensaría que él fue una especie de ídolo.
Diego todavía hoy está presente en todas partes de Nápoles, en los murales, en una traca llamada "El balón de Maradona", en cada cosa como dulces con Maradona o todo lo que sea poesías de él o estatuitas. Hoy todavía se vende su camiseta número 10 y todos los turistas que vienen a Nápoles la compran. Nadie podía odiarlo: fue un heroe para cualquier persona, dio la gran alegría del primer título de campeones de Italia e hizo conocer la ciudad de Nápoles en todo el mundo.
Escuché a mucha gente que, cuando piensa en Nápoles, piensa en Maradona: me han dicho que un hombre en Tanzania (!) en cuanto escuchó la palabra "Italia", preguntó "¿Qué es Italia?", pero cuando escuchó "Yo soy de Nápoles", dijo "Ah, Nápoles: Diego Maradona". Aún hoy, después de tantos años, hablando con gente de todo el mundo y diciendo "Soy fanático del Napoli" lo primero que te contestan es "Napoli, Maradona". Probablemente ha sido el más grande futbolista de todos los tiempos, pero no se puede decir que nunca más habrá nadie como él. Lo que se puede decir sin ninguna duda, de todas formas, es que nunca más habrá un futbolista que pueda dar vida a una tan grande pasión popular, excitando a las multitudes, y volviendo loca a la gente de todo el mundo.

Poder decir "Yo estuve allí" o "Yo lo vi jugar", es un orgullo para cualquier fanático del fútbol, hincha del Napoli o de cualquier otro equipo. Toda Nápoles tiene que dar las gracias a Diego por lo que hizo. Es un recuerdo que todos llevan en el corazón. Los años en los que jugó aquí serán para siempre inolvidables y pertenecen a la historia del club, pero sobre todo a la historia de la ciudad de Nápoles.

GRACIAS, DIEGO.


Volver a Maradona en Nápoles
Volver a Un homenaje a Maradona