EL HOMBRE INHUMANO

 
El hombre inhumano
 
Diez que como el nunca existió
Improviza impensada "mano de dios".
En las canchas o en las ciudades
Goleros, marcianos o extranjeros
Oyen en la ovasión: diego, diego!!.
 
Más que un cebollita con ilusion
Alma de potrero y llanto de campeón.
Rara suena cualquier comparación
A aquella apilada que práctica una generación.
Diferentes idolos, incluso de la canción
Oran con sus letras eterna admiración.
Nada más le pido, ni me olvido
Aun D10S es Argentino´.
 
Matias Burgois, La Plata
viernes 20 de abril de 2007