Soneto del pase-gol

SONETO DEL PASE-GOL

Sin una brisa de inspiración
Estaba yo frente al papel
Hasta que gambeteando letras
Con toda su magia apareció Él.

Hilvanó una gran jugada
De rimas y versos en un momento
Le tiró un caño a un acento
Las estrofas vivaban emocionadas

Y cual ilustrado artesano
De una casta muy selecta
Con celestial Maestría

Metió un pase-gol como con la mano
Me hizo una asistencia perfecta
Y me salió esta poesía.


A Diego Maradona: Muchas Gracias por todas las poesías futboleras que nos has regalado.
Estuvimos con Vos en tiempos de Gloria, y estaremos contigo ahora y siempre; en las buenas y en las malas.

Sergio Faus, 25-01-2000