Diego, un rayo de luz

DIEGO, UN RAYO DE LUZ

Diego.
Un rayo de luz en la oscuridad provocada.
Un estallido de luces sobre el estallido de voces.
Un ramo de rosas que baja desde un palco.
Unas lágrimas que brotan del alma.
Las palabras quebradas.
Las manos rojas de aplausos.
La bandera enorme que abraza las tribunas.
Los mil y un fotógrafos que corren al que corre.
El estadio que tiembla.
La voz de Victor Hugo que va del corazón a los corazones.
Esa zurda prodigiosa que hace bramar al silencio.
Esa entrega que conmueve.
El amor que contagia amor.
El fútbol que contagia fútbol.
Llueve y hace frío en la Bombonera.
Pero hay sol y calor en la multitud asombrada.
Es domingo. Juega Diego. Vuelve Diego.
Juega Boca. Gana Boca.
Por siempre. Para siempre.
Por el fútbol. Por la vida.
Por el fútbol que es un pedazo grande de la vida.

Aldo Proietto