TODAVĺA NO

Ya dos veces ha intentado apagar la luz, despojarnos de nuestra alegría, robarse nuestra esperanza, pero como a todos tus enemigos aquellos que te han querido hacer tocar fondo, la has vencido gambeteando como en los viejos tiempos, como te queremos ver por toda la eternidad.

Será a caso que se ha dado cuenta que vos sos eterno y que nunca podrás morir, por que mientras exista la magia en un campo de juego, la sonrisa de un pibe que patea su primer balón, en la pasión de la hinchada que se desborda por su club, en las piolas que ondean cuando tu amada se cobija en ellas, en el corazón de todo aquel que ama al fútbol, estarás vos maestro, mago, genio, mi señor, mi amigo, sí amigo por que aun sin conocerte aun sin que me conozcas grabaste momentos inolvidables, alegrías que no se guardaron en mi memoria si no en mi alma y en los momentos donde no veo salida y todo es oscuridad recuerdo todos los obstáculos que se cruzaron en tu camino y que evadiste con éxito para llegar a lo mas alto y me das fuerza para seguir y eso solo lo hace un amigo de verdad.

Tal vez peque de presunción pero he llegado a pensar que te hemos salvado al tratar de salvarnos nosotros mismos, por que cuando sentimos que te alejaba de nuestro lado, cuando te arrancaba de nuestros brazos sintió un poder sobrenatural algo mas poderoso que la inevitable muerte la hacia retroceder y temerle y es posible que sea ese sentimiento que nos inspiras vos, y que has cultivado segundo a segundo y que sigue y seguirá creciendo de manera descomunal.

Por esa razón MARADONA no podrá morir, nunca lo vamos a permitir, además ya existe un dios allá arriba para que quieren dos. Sí tal vez te necesite a su lado por alguna razón, pero aún no es tiempo, y estamos seguros ya que el nos lo has hecho creer que el mismísimo y omnipotente cielo puede esperar.              

 

Raúl García Araiza